viernes, 2 de diciembre de 2016

EN LA LUCHA, COMO EN MISA. PALABRA DE DIOS



Por Isabel Galeote

Llamamos liturgia a la manera con que se desarrollan las ceremonias en las diferentes religiones, pero no sólo en ese ámbito, sino que también forma parte de la liturgia el conjunto de actos que se llevan a cabo en cualquier otra organización o institución.

La primera vez que relacioné “liturgia” con “democracia”, fue cuando leí el discurso de José Saramago –cómo no, Saramago- pronunciado en la clausura del segundo Foro Social Mundial en Porto Alegre en el año 2002. En él decía “¿Y la democracia, ese milenario invento de unos atenienses ingenuos para quienes significaba, en las circunstancias sociales y políticas concretas del momento, y según la expresión consagrada, un Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo? Oigo muchas veces razonar a personas sinceras, y de buena fe comprobada, y a otras que tienen interés por simular esa apariencia de bondad, que, a pesar de ser una evidencia irrefutable la situación de catástrofe en que se encuentra la mayor parte del planeta, será precisamente en el marco de un sistema democrático general como más probabilidades tendremos de llegar a la consecución plena o al menos satisfactoria de los derechos humanos. Nada más cierto, con la condición de que el sistema de gobierno y de gestión de la sociedad al que actualmente llamamos democracia fuese efectivamente democrático. Y no lo es. Es verdad que podemos votar, es verdad que podemos, por delegación de la partícula de soberanía que se nos reconoce como ciudadanos con voto y normalmente a través de un partido, escoger nuestros representantes en el Parlamento; es cierto, en fin, que de la relevancia numérica de tales representaciones y de las combinaciones políticas que la necesidad de una mayoría impone, siempre resultará un Gobierno.

Todo esto es cierto, pero es igualmente cierto que la posibilidad de acción democrática comienza y acaba ahí. El elector podrá quitar del poder a un Gobierno que no le agrade y poner otro en su lugar, pero su voto no ha tenido, no tiene y nunca tendrá un efecto visible sobre la única fuerza real que gobierna el mundo, y por lo tanto su país y su persona: me refiero, obviamente, al poder económico , en particular a la parte del mismo, siempre en aumento, regida por las empresas multinacionales de acuerdo con estrategias de dominio que nada tienen que ver con aquel bien común al que, por definición, aspira la democracia. Todos sabemos que así y todo, por una especie de automatismo verbal y mental que no nos deja ver la cruda desnudez de los hechos, seguimos hablando de la democracia como si se tratase de algo vivo y actuante, cuando de ella nos queda poco más que un conjunto de formas ritualizadas, los inocuos pasos y los gestos de una especie de misa laica. Y no nos percatamos, como si para eso no bastase con tener ojos, de que nuestros Gobiernos, esos que para bien o para mal elegimos y de los que somos, por lo tanto, los primeros responsables, se van convirtiendo cada vez más en meros comisarios políticos del poder económico, con la misión objetiva de producir las leyes que convengan a ese poder, para después, envueltas en los dulces de la pertinente publicidad oficial y particular, introducirlas en el mercado social sin suscitar demasiadas protestas, salvo las de ciertas conocidas minorías eternamente descontentas...

La cuestión es, que muchas personas hemos seguido excavando y profundizando sobre esta exposición lúcida que en su momento hizo Saramago, de la idea que subyace en su discurso. La verdad es, que las lecciones de la vida, de las militancias y afiliaciones, me han enseñado que de muy poco nos sirve una democracia política y administrativa formal en las instituciones públicas, y en el Estado, si no se ha interiorizado que en las organizaciones sociales, políticas y sindicales, también se construye la democracia. Es más, desde la sociedad civil, aun la que no está organizada, es donde se construye democracia. Y eso no pasa por hacer que parezca que son democráticas tanto en sus estructuras, estatutos, manifiestos, declaraciones, o puede que hasta en la liturgia de su funcionamiento. Precisamente, los rituales, los ritos con connotaciones ceremoniosas en momentos importantes de la vida colectiva de las organizaciones, ya sean cultos públicos o privados, ni son garantía ni reflejo de ser una entidad democrática, con raíces profundamente democráticas. ¿O acaso nos atreveríamos a afirmar que protagonistas de liturgias tales como bodas, comuniones y bautizos católicos (incluidas confirmaciones y demás procesiones y pasacalles festivo-religiosas) participan de ello por un profundo sentimiento cristiano que les embarga? ¿O los millones de musulmanes cuando festejan la fiesta del cordero también lo hacen por la misma razón? No, ¿verdad? Pues por esa regla de tres, no todos los protagonistas (ni todas las protagonistas) de liturgias “reivindicativas” lo hacen por una profunda convicción democrática, solidaria, humanista o revolucionaria, sino que lo hacen precisamente por eso, porque forma parte del libro de liturgias o rituales de la organización de turno, que obliga además una estética (camisetas incluidas). Negar que prácticamente toda sociedad y grupo ensaya y ejecuta rituales, es decir, series de ritos con connotaciones ceremoniosas y reglamentadas, o incluso registradas en un riguroso "paso lista y pongo falta", es querer tapar el sol con un dedo. Tanto a unos y unas como otros y otras, los de las liturgias religiosas como los de las liturgias revolucionarias, se les puede demostrar y mostrar, sin esfuerzos, sus incoherencias. Algunas, más graves que otras, también según el rango que ostente cada quien en sus respectivas organizaciones y conforme el número de veces que participe en un rito puño en alto o golpe en pecho.

Sé que estas palabras mías, una vez más, levantarán ampollas. Es algo a lo que estoy acostumbrada, aunque no por ello deja de afligirme, si bien es cierto que me supera la necesidad y obligación de hablar y decir lo que pienso e intentar hacer pensar para transformar y subvertir comportamientos y actitudes, tanto individuales como colectivos. Ya se sabe que lo de generar contradicción no está bien valorado, aunque el discurso diga lo contrario, pero yo aún creo en la utopía de un mundo y una humanidad mejor para todos y todas, y eso pasa por denunciar y exigir… ¡hasta la victoria final!

Tampoco se ha de concluir de lo dicho que estoy en contra de las “liturgias” públicas revolucionarias y reivindicativas, como tampoco lo estoy de la existencia de organizaciones tales como partidos y sindicatos. No, que nadie piense eso porque no es lo que quiero decir. Lo que quiero decir es que simplemente me niego a que sólo se lleven a cabo rituales convocados con hora y fecha cíclica en el calendario, pues el calendario de un año está conformado de 365 días y en cada uno de ellos se presentan oportunidades no exclusivamente para rezar el padre nuestro, o recitar las bienaventuranzas, sino para ponerlas en práctica en la calle, en el centro de trabajo… Sencillamente es, que hechos son amores y no buenas razones. Sirva un ejemplo, los hechos de un/a sindicalista no pasan por enarbolar banderas y lucir camisetas en todos los actos litúrgicos convocados, pasan en primer lugar, sobre todo y ante todo, por plantar cara y dar batalla en su centro de trabajo ante cualquier arbitrariedad que vulnere ya no solo derechos laborales, sino fundamentales de sus compañeros y compañeras de trabajo. Sirva otro ejemplo, mujeres que se definan como feministas, o incluso defensoras de los derechos humanos, no pueden ni deben defender que los derechos de otras mujeres en otros lugares del mundo sean vulnerados amparándose en tradiciones culturales. Si eso es así, la liturgia es tan religiosa como la de cualquier otra confesión.

Sólo quiero que vaya imperando la coherencia, aun siendo consciente de las dificultades que conlleva por el hecho de que somos seres humanos con nuestras miserias y nuestras contradicciones. Y una vez más, no matemos al mensajero, en este caso la mensajera. Dejad de saludarla si queréis (más por miedo y vergüenza... o por falta de ella, que por hechos objetivos o por no ser cierto lo manifestado), pero sobre todo, rectificad, que la democracia está en juego y no sólo porque el PP o Donald Trump ganen las elecciones. Tampoco porque Merkel y La Troika impongan recortes homicidas, precisamente ganan las elecciones e imponen medidas criminales, porque la democracia de base previamente nunca llegó a consolidarse y a poblar todos los rincones donde existe un colectivo. Reconozcamos cuáles son nuestros espectros y nuestros miedos para poderlos vencer y si alguien duda sobre cómo afrontar las situaciones para no incurrir en este tipo de incongruencias graves cuando se le presenta una ocasión, lo único que ha de hacer es recurrir en primer lugar a la Declaración Universal de Derechos Humanos y segundo, invocar y apelar a la conciencia y el sentido común, el menos común de todos los sentidos. Digo clamar a la conciencia, sobre todo la de aquellos y aquellas que en su discursos y soflamas escritas u orales, apelan de manera constante y permanente a la ideología que en teoría construye esas liturgias de misas laicas, definidas por algunos y algunas como “luchas”.

¡Salud y disfruten de su próxima misa… pero métanse “la mano en el pecho” no para entonar el “mea culpa” sino para “recordar”!



Nota: la palabra “recordar” viene del latín "recordari ", formado de re (de nuevo) y cordis (corazón). Recordar quiere decir mucho más que tener a alguien presente en la memoria. Significa "volver a pasar por el corazón", por el sentipensante, ese músculo que siente y piensa…

miércoles, 16 de noviembre de 2016

CLANDESTINO, MI PROGRAMA DE RADIO DEL DÍA 15/11/2016: CONVERSACIÓN EN DIRECTO CON MARIBEL TABUENCA, DE UBUNTULAND


Si yo les preguntara cuáles son los colores de la piel humana, seguro que me responderían aquello de "depende de la raza de la persona". Pero si yo les digo que no existen las razas, que sólo existe la raza humana, ya que en los últimos 100 mil años hemos evolucionado a partir de ancestros comunes que emigraron desde África y colonizaron el mundo, igual se replantean la respuesta. Verán ustedes, cada vez es más contundente la evidencia científica de que las etiquetas habituales para distinguir a las personas por el color de su piel, no sólo tienen poco peso en el terreno biológico sino que, como concepto, la "raza" es cada vez más obsoleto y alejado de la realidad científica en muchos campos. ¿Recuerdan cuando en los medios de comunicación se comenzó a hablar del genoma humano? La comunidad científica estima que el 99.9% de los genes son iguales en cualquier persona. Con esto quiero decir que es completamente improcedente hablar de razas entre seres humanos puesto que todas las personas pertenecemos a la misma especie animal y no hay subespecies. El término correcto para diferenciar a una persona, por ejemplo, rubia de una persona negra, es "etnia" o incluso "población", dependiendo de si queremos imprimirle un significado más relacionado con características culturales o con características geográficas.

Entonces, ¿por qué aún seguimos hablando de razas? y lo que es peor, ¿por qué en los colegios, en las escuelas, institutos y otros espacio de saber, en esta sociedad multicultural, cuesta tanto trabajo hablar sobre todo esto con naturalidad?

Permítanme decirles sólo una cosa, las razas, biogenéticamente, no existen, pero el racismo, como ideología, sí. Y contra esto no nos queda más remedio que actuar en todo el mundo, con educación y más educación, porque no sé si se han dado cuenta, pero gentes que no encuentran en sus vidas otra cosa de la que sentirse orgullosas más que en los gramos de melanina con que nacieron, como dice mi buen amigo Tico Pelayo, se han venido arriba.

De todo esto y de la campaña de Crowdfunding para financiar el proyecto "Pintemos los colores de la piel", hemos conversado con Maribel Tabuenca, creadora de Ubuntuland.

Todo ello acompañado de excelente música de la que os dejo aquí los enlaces directos a los vídeos para que podáis escucharlas al completo.

"AIN'T GOT NO, I GOT LIFE"
(Nina Simone)

"LULA PENA & MÛ MBANA-TEATRO ECHEGARAY DE MÁLAGA"

Para escuchar el programa de radio sólo tendréis que pinchar en el siguiente enlace o en la columna de la derecha, en el ivoox de "Clandestino"

martes, 4 de octubre de 2016

SISTEMA POLÍTICO EN CRISIS O EJERCICIO DE LA DICTADURA


Isabel Galeote Marhuenda

Salvo algunos casos contados, el uso que hacen los políticos y las políticas de las redes sociales (también de los medios de comunicación), es «oportunista». Así de sencillo. Salvo muy honrosas excepciones, la clase política hace un uso «electoralista”, interesado y manipulador de las redes sociales, hasta el extremo de que están más pendientes de las mismas que de gobernar y gestionar… bien. Algunos y algunas hasta están aún aprendiendo a utilizarlas, sin darse cuenta de que puede convertirse en un búmeran al sobredimensionarlas.

Si a eso le añadimos que suelen cantar de oídas (nunca sobran palmeros y correveideles rastreros, gusanos y lambones que llevan y traen), obtenemos como resultado meteduras de pata hasta el corvejón. Entiendo que leerse todas las partituras y estudiarlas resulte tedioso y sobrepase las capacidades de según quién. Es lo que tiene ser “revolucinario/a de nuevo cuño”, que las inseguridades de una historia de movilización personal inexistente, excepto por intereses propios, les hace hablar por boca de ganso hasta en los medios de comunicación, centrando su atención en señalamientos públicos sin dar nombres. Típico de los mamertos y mamertas, que nunca enfrentan ni confrontan. Que nunca admiten ni la crítica ni la autocrítica. ¡Vamos, que porque una vez hayan participado en algún tipo de pasacalle o romería con ciertos tintes reivindicativos, creen haber descubierto el agua tibia y se arrogan el derecho de asegurar qué trayectoria tenemos sobre nuestras espaldas las demás personas sin conocerla ni de lejos!

Me pregunto qué tipo de nervios e inseguridades debe producir el no saber qué se lleva entre manos en la gestión de lo público y tener que estar más pendiente de lo que, en el ejercicio de la LIBERTAD INDIVIDUAL, alguien pueda expresar y opinar, intentando esos "señalamientos públicos nombrando pero sin atreverse a nombrar".

¡Qué lástima de degeneración de clase política, que ni tiene conciencia de clase ni de género! ¡Faltaría más, que ahora viniera alguien a impedirme a mí que pueda ejercer mi derecho a la libertad de expresión! ¡A estas alturas de mi vida y habiendo "mamao" la leche que he "mamao"!

Verán, la distancia que separa la verdad de la mentira es de cuatro dedos: la que hay entre el oído y el ojo; lo que se ve y lo que se oye. En mi caso, si digo que una familia en mi pueblo se va a quedar sin casa, no es porque LO HE OÍDO, es porque HE VISTO (LEÍDO) el documento que le avisa de un plazo para abandonar la vivienda familiar. Vuelvo y repito, es lo que tiene cantar de oídas o tocar un instrumento siguiendo las notas de la partitura.

Es brutal la doble vara de medir que utilizan "las bases" de todos los partidos políticos. Si hablamos de "bases", tendríamos que hablar también de masa crítica. Ya sabemos que, por la parte que nos toca a los y las marxistas, la crítica y la AUTOCRÍTICA (sobre todo la autocrítica), es el primer mandato de un/a revolucionario/a. ¿Cuántas veces no reclamamos desde la izquierda y arengamos, por ejemplo, a las bases del PSOE para que agarren el toro por los cuernos y actúen contra sus dirigentes? ¡Infinidad, incontables! Les acusamos no pocas veces de "palmeros", de "borregos", de "masa acrítica", etc. etc. etc. ¡Pero mire usté que esto mismo sucede entre toda las "bases" de todos los partidos de izquierda al uso!. Basta que se señale una ignominia o sencillamente un error, para que salten a la yugular a negar la evidencia, a negar la mayor,... a señalar al mejor estilo somatén. Y no, verán, no va por ahí la cosa...ni debe ir jamás. Flaco favor hacemos a los procesos actuando por inercia y al unísono del director o directora de orquesta de turno. Es de todo menos un ejercicio saludable de pedagogía social y política. Lo que está mal, está mal, sea del ámbito o área sociopolítica que sea, lo haga el PSOE, IU, Podemos, el PCE, el SAT o el sursum corda, so pena de correr el riesgo de que también nos pongan la tilde, como si de un búmeran se tratara, de "palmeros, borregos, y demás flores silvestres". La voz de un/a marxista ha de ser la primera en llamar la atención en sus filas para que se corrija lo que no está bien hecho. Tengo entendido que a eso se le llama coherencia ideológica y política. ¿Lo demás? Pura loma y postureo. A ver si terminamos de entender que el poder por el poder no solo no sirve sino que es nefasto y contraproducente. El poder, para transformar.

Voy a tener que rescatar aquello que un compañero superviviente de la extinta Unión Patriótica, Alberto Alberto Ceron Diaz, escribió hace un tiempo y que cada vez que lo leo le arrogo más razón que a un santo. Él lo tituló “La peor y la mejor gente” y dice así:

“La cuña que más aprieta es la del mismo palo”
Sabiduría popular
La mejor gente que he conocido a lo largo de mi vida; sin duda alguna, es la gente de izquierda: alguna milita en partidos de izquierda, otra trabaja en verdaderas ONGs, no en las OSGs,(organizaciones si gubernamentales), disfrazadas de ONG; la he encontrado en sindicatos, en organizaciones barriales, dictando clases en diversos espacios académicos, conduciendo el autobús, en el mercado, en iglesias de todos los credos, buscando empleo, dejando como legado a los y las de su clase, el testimonio de vida, esforzándose por ser coherentes; es decir en la cotidianidad propia de estos tiempos. Casi nunca les he visto posando de dirigentes de nada, menos concursando a ver quién es el mejor “escribidor” de manifiestos o sesudos postulados filosóficos-políticos; en ningún caso desarrollando luchas fratricidas e intestinas por poseer “podercitos”, tales como la representación de tal o cual colectivo, menos aún la presidencia de este o aquel sindicato, partido, ONG, o cualquier colectivo, por “chiquito” y placebo que sea para curar los males que enferman nuestra sociedad.

Estas buenas gentes, difícilmente confunden principios con intereses. En su gran mayoría prefieren el anonimato. Jamás se aprovechan de las miserias y tragedias de los pueblos para desde ahí derivar el sustento diario, de la misma manera que las sanguijuelas se nutren con sangre ajena. Mucho menos se acomodan en sus sillones de burócratas a esperar cuál es el conflicto local, nacional, o global que les pueda dar más publicidad, o que esté de moda. Espacios donde su esnobismo sea menos palpable y más rentable. La solidaridad es un modus vivendi para estas personas, la construcción de confianzas es el ejercicio permanente de su cotidianidad basado siempre en la pedagogía de los hechos.

La mayoría de estas personas están hastiadas de pomposos simposios, conferencias magistrales, seminarios rimbombantes, encuentros de visionarios tuertos, debates estériles basados en el ejercicio de ver "quién gana y quién pierde”; jamás en la dinámica de "qué voy a aprender o qué puedo enseñar”; no temen en absoluto la llegada de otras personas a sus espacios, siempre que éstas demuestren con su accionar una actitud ética frente a la construcción de espacios de convivencia pacífica.

Estas buenas personas son realmente peligrosas para el opresor. Son realmente subversivas. Son muy respetuosas con la inteligencia, sabiduría, conocimiento e información, y poco tolerantes con las lacras de esta sociedad. Esta gente es realmente la “materia prima” con que se elaboran los cambios positivos en las sociedades.

A la otra gente también la he conocido de emplead@s (no militantes) de sindicatos y ONGs. También milita en partidos de izquierda, plataformas de todos los colores, sabores y olores. Se reconocen como líderes de algo, como dirigentes de todo, como portavoces de much@s. Dictan magistrales conferencias, escriben abultados libros (muy a pesar de la cantidad de árboles talados para publicar boberías). Se convocan a sí mism@s, se reúnen siempre los mismos con las mismas. No tienen relevo generacional. Son liger@s en la descalificación. Confunden cotidianamente principios con intereses. Su discurso no concuerda con su ejercicio de vida. Se queman incienso en eventos donde se dilapida grandes recursos para contarse entre sí lo que ya sabemos tod@s. Son expert@s en el “diagnostico”, pero lerd@s y mediocres en la terapia. Prefieren la protesta ante la propuesta. Son incapaces de identificar al verdadero enemigo. Se esfuerzan por utilizar leguajes sofisticados e incomprensibles para la gente del común. Fácilmente convierten lo simple en complejo. Confunden contradicción con descalificación. Le prenden una vela a Dios y otra al Diablo. Su accionar revolucionario obedece a horarios y calendarios (solo 8 horas de lunes a viernes y en verano… ¡¡¡vacaciones!!!); de ahí la incapacidad de conectar con el pueblo, con la gente de a pie, con las personas que no tienen el “privilegio” de vivir de las migajas que deja caer al suelo la caridad del sistema marcadas con la palabra “solidaridad” en letras grandes y de neón.

Esta gente son l@s mejores aliad@s del opresor. Estas son las que matan las ilusiones de las personas, las que producen el descorazonamiento del pueblo; les cae en gran medida la responsabilidad del conflicto social, económico y político. De la misma manera que los virus atacan desde dentro de las células, se enquistan, mutan, se camuflan, y son casi indestructibles. Estas gentes se meten en cuanto embrión de movimiento social, de organización política y socialmente viable, sana… Al fin y al cabo, las personas que se reconocen como de derecha, son más coherentes, no ocultan sus verdaderas intenciones, se detectan fácilmente, son como las bacterias, atacan desde afuera a las células.

Son personas que dicen ser de izquierda, que tienen un discurso aprendido de izquierda, se han atiborrado de lecturas clásicas, que militan o se mueven en espacios de la izquierda, pero que su praxis no es, no ha sido ni será de izquierda.”


Lo dicho, no fiscalicéis tanto las redes sociales, dejad que el pueblo ejerza su libertad de opinión, dejaros de estrategias coaccitivas y al lío, a desarrollar políticas sociales en las que se note el cuño revolucionario y de izquierdas. Si alguien opina y señala meteduras de pata, será por algo. Mirad que la soberbia y la prepotencia, si además está aderezada con buenas dosis de ignorancia, es un cóctel muy peligroso. Me conformo con que se note y se vea algo distinto al ya conocidísimo y padecido “voto cautivo”.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

LA DISCRIMINACIÓN POR EMBARAZO O MATERNIDAD: UN MOTIVO MÁS PARA NO VOTAR A SEGÚN QUIÉN, POR SEXISTAS, PATRIARCALES Y ANDROCÉNTRICOS






Primero y ante todo, feminista y marxista y después todos los adjetivos que quieran.
Isabel Galeote Marhuenda

Siendo la maternidad un hecho natural y de una indiscutible importancia social, sigue resultando muy difícilmente asumible como un paradigma normal en el marco de la relación de empleo. Pero que la decisión de NO RENOVAR un contrato de trabajo en un puesto de la administración pública local esté basada únicamente en el avanzado estado de gestación de una mujer trabajadora, no solo es cuestionable ética y políticamente, sino que además, es denunciable. Si para más INRI, como se ve venir, es para contratar a alguien “de los nuestros, de la cosa Nostra”, es doblemente deleznable.

Creo que cierta clase política (¿o tendría que decir ya “casta”?), a la que se le llena la boca cuando habla de “clase trabajadora”, de “feminismo”, de “conciencia de clase”, de “huelga general”, de “defensa de lo público”, de “democracia participativa”, “pueblo”, y un largo etcétera de vocabulario aprendido para repetir como si de un padre nuestro se tratara, debería dejar de mancillar no solo el vocabulario, sino las ideas que sustentan el lenguaje. También, por supuesto, debería ser consciente de lo que suponen tales decisiones y manifestaciones. Y es que no sólo no deberían expresarse por ser políticamente incorrectas, sino que ni siquiera deberían pensarse.

Intentaré explicar así de forma sucinta. ¿He dicho que seré lacónica? bueno, reconozco que no lograré serlo. ¿Qué quieren? El agua me gusta clara y abundante y el chocolate espeso y en su justa medida. Así que como quien no quiere la cosa, voy a intentar explicar qué consecuencias puede traer a un patrón decirle a una trabajadora que no le renueva el contrato de trabajo por su avanzado estado de gestación. Sí, en la administración pública también nos estamos acostumbrando las trabajadoras a hablar de “la patronal” porque se actúa igual que la CEOE, me cuesta trabajo distinguir entre los hechos de unos y otros, que al fin y al cabo es lo que cuenta: hechos y no razones.

A estas alturas de la película, las mujeres hemos tomado conciencia de que el Derecho es generalmente “androcéntrico”, es decir, está pensado para un “modelo” masculino. Pero también a estas alturas de la misma película, las mujeres feministas y obreras, tenemos más claro que nunca que el Derecho del Trabajo se creó pensando en un trabajador-hombre, del sector industrial, a jornada completa y “jefe de familia”, lo que conlleva que se le supone ser el sostén económico de la misma. Este arquetipo define, explica y regula los derechos laborales respondiendo a las exigencias y pretensiones del obrero, no de la obrera. Por otro lado, la organización del trabajo, que no precisa de medidas de conciliación ya que a las mujeres se nos considera reproductoras y no productoras, es decir, que hemos venido a este mundo para encargarnos de las tareas domésticas y labores de cuidado, va y choca con nosotras y nuestras aspiraciones de un mundo justo e igualitario, cuando impulsadas por el feminismo liberal comenzamos a exigir la igualdad formal y real entre hombres y mujeres. Sí, ya las 146 compañeras que murieron calcinadas un 8 de marzo del año 1908 en el incendio provocado por la fábrica textil Cotton de Nueva York, nos mostraron el camino de cómo y por qué hay que seguir luchando y no bajar la guardia.

Verán, señores y señoras de la patronal (privada o pública), el embarazo y el parto no son estados patológicos, aun cuando haya aspectos de la regulación legal que estén vinculados a las particularidades físicas de la mujer embarazada o la madre lactante, como el descanso obligatorio post parto, riesgos por embarazo o lactancia. Lo que quiero decirles es que más allá de la normativa de prevención de riesgos, hoy, la suspensión del contrato por maternidad y su protección está mucho más ligada al cuidado del hijo o de la hija, y esto por ambos progenitores y para que dejen de presionarnos a la mujeres y “obligarnos” a renunciar a nuestro derecho a la maternidad para no vernos discriminadas (menor salario y menor categoría profesional) porque ustedes, los patronos y patronas nos siguen viendo como una trabajadora “accidental” o aportadora subsidiaria de rentas a la familia. En definitiva, para que no nos vean como una carga es que tras la reforma de LGSS por la LO 3/07, las prestaciones, tanto de maternidad-paternidad, como de riesgo por embarazo y lactancia equiparadas éstas a las de riesgo profesional, son asumidas por el INSS y se bonifican las cotizaciones de las trabajadoras contratadas para su sustitución, incluyendo a las trabajadoras por cuenta propia. Es decir, no hay justificación económica que exculpe tal ignominia contra la mujer trabajadora, a no ser que haya objetivos ocultos que dejarán de ser ocultos cuando pase un poco de tiempo.

Esto en cuanto a la legislación española, pero es que aún hay más. Poniendo el foco de atención en el Siglo de la Revolución Industrial y de las movilizaciones y luchas obreras, sí, en los años de Karl Marx, Federico Engels… de La Pasionaria, Rosa Luxemburgo, Antonio Gramsci, entre otros y otras, la prohibición de despido de las trabajadoras embarazadas surge históricamente en la etapa paternalista (a finales del Siglo XIX y a principios del XX), constituyendo una institución clásica del Derecho del Trabajo y que aparece definida en el artículo 4 del convenio número 3 de la Organización Internacional del Trabajo ya en el año 1919, relativo al empleo de las mujeres antes y después del parto.

Pero es que, posteriormente, el convenio número 103 de la OIT (1952), relativo a la protección de la maternidad, que revisa el anterior mencionado, contempla, en su artículo 6, la prohibición de despido de las trabajadoras embarazadas en términos semejantes y amplía el número de semanas de la licencia de maternidad.

A partir de este momento, era solo cuestión de tiempo la explicitación de que la maternidad era (y es a tenor de la realidad imperante) una causa esencial de discriminación de la mujer en el mundo laboral y de la necesidad de tutela (amparo, protección, custodia, tutoría, auxilio, ayuda y orientación) frente a la discriminación por embarazo y, cuando surge, lo hace de la mano de la prohibición de despido y de la garantía de reingreso, en el artículo 8.1 de la Declaración de la OIT sobre igualdad de oportunidades y de trato para las trabajadoras (1975).

No se preocupen, aún tengo más argumentos “legales”, ya que no entienden de otro tipo, para explicarles que no pueden hacer lo que han hecho. ¿Quieren que hablemos ahora del Derecho Comunitario? Pues vamos a ello: la discriminación por embarazo, como DISCRIMINACIÓN SEXISTA DIRECTA es creación jurisprudencial que se recoge en diferentes Directivas y su conocimiento resulta INDISPENSABLE (dada su directa aplicación por los Tribunales españoles) que nos permitan conseguir a las mujeres una adecuada tutela.

Voy a destacar una sentencia del año 1990, concretamente del 8 de noviembre de 1990 conocida como “Caso Dekker” ya que fue crucial y porque además se refiere a una administración pública. Resulta que la Sra. Dekker presentó su candidatura a un puesto de trabajo de un empleador público y comunicó a posteriori su embarazo al tribunal examinador, que la consideró la candidata más apta pero que no fue contratada ya que, por tener que ser, en su momento, dada de baja por maternidad se debería contratar a un trabajador o una trabajadora que la sustituyera. En su lugar, directamente contrataron a otra trabajadora… que no estuviera embarazada. Pues bien, el Tribunal consideró la existencia de discriminación sexista directa, afirmando que dicha discriminación no podía justificarse mediante argumentos relacionados con el perjuicio económico padecido por el empresario (en este caso una administración pública, vuelvo y repito) para contratar a una mujer embarazada durante su período de licencia de maternidad. Y como ésta, y desde ese momento, hay un montón de jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que tampoco voy a desgranar aquí teniendo a San Google que puede hacerlo por mí. Sólo voy a remitirme a las Directivas Europeas 92/85/CE de 19 de octubre del Consejo de Europa; a la 76/207/CE que está relacionada con la 2002/73/CE de 23 de septiembre,  por si tienen alguna duda sobre cómo se debería actuar ante estos casos, recordándoles, además, que “ignorantia juris nos excusat” o lo que es igual “el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento”.

Pero es que no sólo tenemos jurisprudencia europea. Dado que el caso en concreto es español, también hay jurisprudencia y normativa en nuestro Estado. Jurisprudencia del mismoTribunal Constitucional sobre discriminación por causa del embarazo o maternidad. No es baladí el asunto que traigo entre manos. Deberían saber que nuestra jurisprudencia constitucional en materia de discriminación por embarazo y maternidad, ya con anterioridad al comienzo de la jurisprudencia europea, la había considerado como DISCRIMINACIÓN SEXISTA DIRECTA, y así se ha ido manteniendo y avanzando, no sin dificultades, a tenor de la sociedad machista patriarcal cuando no misógina que nos está tocando padecer y sufrir a las mujeres, incorporando rápidamente todas las Directivas europeas y novedades comunitarias. Hay multitud de sentencias.

El ET, que aunque para alguna gente desubicada política e ideológicamente le suene a “El Extraterrestre”, película de Steven Spielberg, pero que se trata de el Estatuto de los Trabajadores y las Trabajadoras, es decir, la norma principal que rige los derechos de los trabajadores y trabajadoras en España, PROHÍBE LA DISCRIMINACIÓN POR SEXO en el acceso al empleo y en las condiciones de trabajo. Sin embargo, a pesar de ello, nuestra jurisprudencia no sólo ha tenido que ver supuestos de discriminación ligados al embarazo-maternidad, sino que ha tenido que actuar y dictar sentencias contundentes, por ejemplo, en cuanto a la protección contra el despido, por imperativo de la doctrina constitucional que considera RADICALMENTE NULOS todos los despidos con violación de derechos fundamentales… y el derecho a la maternidad es uno de ellos. No en vano, el art. 55.5 del ET declaraba ya que “será nulo el despido que tenga por móvil alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución…”.

Voy a ser algo más explícita: con la Ley 39/1999, de 5 de noviembre, para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras, se introdujeron, paralelamente en las normas materiales y en las procesales, dos nuevos supuestos de nulidad del despido, tanto el objetivo –artículos 53.4 del TE y 122.2 de la LPL-, como el disciplinario –artículos 55.5 del ET y 108.2 de la LPL-: (1) “(la decisión extintiva o el despido, según sea despido objetivo o disciplinario) de las trabajadoras durante el período de suspensión del contrato de trabajo por maternidad, riesgo durante el embarazo, adopción o acogimiento al que se refiere la letra d) del apartado 1 del artículo 45 de esta ley, o el notificado en una fecha tal que el plazo de preaviso finalice dentro de dicho período” –letra a)-, y (2) “(la decisión extintiva o el despido, según sea despido objetivo o disciplinario) de las trabajadoras embarazadas, desde la fecha de inicio del embarazo hasta la del comienzo del período de suspensión a que se refiere la letra a)...” –letra b)-. “Lo establecido... será de aplicación, salvo que... se declare la procedencia de (la decisión extintiva o el despido, según los casos) por motivos no relacionados con el embarazo”. En estas situaciones “protegidas” debemos olvidarnos, por consiguiente, de toda la técnica probatoria relativa a los “indicios” por cuanto el objeto de la prueba queda reducido a acreditar la situación protegida: embarazo, adopción, disfrute del derecho o licencia o -muy importante- la mera solicitud del mismo. Ahí está la radicalidad de la protección de este régimen tutelar. En otras palabras: hay que desvincular la prueba de la posible intencionalidad del empresario o la empresaria y, por consiguiente, de su conocimiento previo que -a efectos de este régimen tutelar- es irrelevante.

Que les quede claro, que en muchas ocasiones podrá postularse la aplicación de los dos regímenes tutelares: cuando el despido se produzca no sólo en la situación de embarazo (que por si sólo determina la nulidad objetiva “situacional”), sino -además- por causa del embarazo (nulidad por discriminación directa). En tales casos la demandante podrá postular la declaración “automática” de nulidad del despido por la mera situación de embarazo, pero, además, si imputa al previo conocimiento empresarial del embarazo la causa real del despido, podrá postular la tutela antidiscriminatoria y, con ella, la “cuádruple tutela” establecida en el art. 180-LPL, incluida la indemnización resarcitoria de la lesión de derechos fundamentales (tutela que, en principio, no debiera darse en supuestos en los que no hay discriminación ni lesión de derechos fundamentales, sino la “simple y automática” declaración de nulidad derivada de la situación de embarazo). Por lo demás, LA TUTELA ANTIDISCRIMINATORIA SERÁ ESENCIAL TANTO PARA SUPUESTOS DE EXTINCIÓN DE CONTRATOS TEMPORALES (en los que no juega la tutela “situacional”), como para todas aquellas discriminaciones en acceso al empleo u otras condiciones de trabajo.

Por si no termina de quedarles claro lo que han hecho, la LOI 3/2007, (Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, vigente hasta el 1 de enero de 2017), pretende asumir las tres funciones que debe cumplir toda norma antidiscriminatoria: una función preventiva mediante la definición normativa adecuada ,clara y comprensible de las conductas prohibidas, una función tutelar mediante el reforzamiento de los procedimientos de tutela antidiscriminatoria y del sistema sancionador ,y una función promocional,-de fomento de la paridad y remoción de los obstáculos- mediante la creación de una obligación para el sector público y de la incentivación en el sector privado.

He dicho, y vuelvo a decir: en ocasiones no sé distinguir a ciencia cierta si nos gobierna IU o el Opus Dei. Bueno, hace unos años creo que fue el Opus Dei debido a que en su momento no sabía si “Con flores a María” era una canción de colegio de monjas para el mes de mayo o el acto principal de conmemoración de ese otro memorable 8 de marzo.

martes, 20 de septiembre de 2016

CLANDESTINO, MI PROGRAMA DE RADIO DEL DÍA 20/09/2016: CONVERSACIÓN EN DIRECTO CON "LOS 80 DE LIMASA"


La clase trabajadora en el Estado español nos estamos enfrentando en los últimos años a una de las mayores ofensivas por parte de la clase capitalista para eliminar nuestros derechos laborales y sociales, esos que fueron conquistados por las luchas obreras durante las últimas décadas. Y da igual si la patronal pertenece a la empresa privada como a la administración pública. A veces, y desgraciadamente, da igual hasta el color de quien esté gobernando en cualquiera de los niveles de la administración, porque las actitudes, los comportamientos caciquiles, se han instalado y nos está avisando de que no se van a ir por las buenas. Estamos viendo cómo han logrado un deterioro en las condiciones de vida de la población trabajadora, con un mercado laboral marcado por el paro, la precariedad y la temporalidad que, ha dado lugar a una realidad inestable y un empobrecimiento de los trabajadores y las trabajadoras.

Ante esta realidad, los sindicatos conocidos como "mayoritarios", los únicos a los que la patronal y el gobierno reconocen, están respondiendo a base de pactos que ellos llaman sociales. Hemos visto cómo han pactado reformas que han ido en claro perjuicio de nuestra calidad de vida, como la reforma laboral o la reforma de las pensiones. Han conseguido que los salarios bajos sean aún más bajos, causando mayores niveles de pobreza entre el pueblo, situación que va empeorando día a día.  Y miren ustedes, no es que no haya riqueza, es que está mal repartida y acumulada en cuatro manos. ¿Cómo se explican que en estos últimos años, los ricos sean más ricos? Pues porque los pobres somos más pobres. Es decir, la sencillita operación aritmética de 2+2=4.

Ante este panorama y a pesar de todos los esfuerzos de quienes nos gobiernan por establecer mecanismos para que el pueblo, la clase obrera, se desmovilice, es decir, no luche por sus derechos y agache la cabeza. Hay trabajadores y trabajadoras que, a pesar del miedo a perder su puesto de trabajo y de las represalias, no se han resignado a aceptar sus deplorables, vergonzosas y vengonzantes condiciones de trabajo. Han decidido luchar por el derecho irrenunciable a un trabajo decente, cosa que yo, personalmente les agradezco, como deberían agradecérselo todos los trabajadores y todas las trabajadoras, para empezar, de Málaga, porque gracias a ellos, nuestra dignidad se pone en valor y nos hacen confiar aún en que tenemos fuerza, que solo es cuestión de creerlo. Sencillamente somos más, y organizados somos mejores.


Nuestros invitados de hoy, David, Juan, David y José Luís, malagueños y trabajadores de LIMASA, la empresa de limpieza y recogida de basuras de Málaga capital, se han desplazado hasta Campillos para contarnos sobre su lucha. Ellos son portavoces elegidos para venir hasta Campillos por una asamblea que tuvo lugar la semana pasada entre el colectivo de trabajadores y trabajadoras, conocidos por unos y otras como "LOS 80 DE LIMASA" y por otros y otras, de manera vulgar, entre quienes se encuentran los medios de comunicación, como "LOS DOMINGUEROS DE LIMASA". Espero y deseo que, después de la participación en nuestro programa de radio, les quede claras las cosas a quienes intentan pordebajear la lucha que sostienen estos compañeros por sus derechos, y que el resto de trabajadores y trabajadoras, no solo de LIMASA sino del pueblo de Málaga, los apoyen y les den un soplo de aliento para que no desfallezcan en su empeño.

Todo ello acompañado de excelente música de la que os dejo los enlaces directos a los vídeos para que podáis escucharlas al completo.


 "EL VALS DEL OBRERO"
(Ska-p)

Para escuchar el programa de radio solo tendréis que pinchar en el siguiente enlace o en la columna de la derecha, en el ivoox de Clandestino.



lunes, 20 de junio de 2016

CLANDESTINO, MI PROGRAMA DE RADIO DEL DÍA 14 DE JUNIO DE 2016: CONVERSACIÓN EN DIRECTO CON ÓSCAR REINA, PORTAVOZ NACIONAL DEL SAT


El aparato represor del Estado español se está ensañando con el SAT, con el Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores. También con otros muchos movimientos que luchan/luchamos para que no seamos las clases populares, la clase trabajadora, quienes tengamos que pagar las consecuencias de una crisis que, desde luego, no comenzó en el año 2008 como nos están contando, sino que se remonta a muchas décadas atrás. La familias pobres siempre estuvieron en crisis, pero en estos últimos años resulta obsceno que, mientras el pueblo pasa hambre; a la gente se le echa de sus casas; a la universidad solo puedan acceder quienes tengan medios económicos; el campo y el campesinado está más y más sumido en la pobreza, los ricos sean cada vez más ricos y el poder y el destino de todos y todas esté controlado por esos ricos. Y miren ustedes, es tan sencillo de ver y entender que parece mentira que no sea tan claro y evidente para todo el pueblo. Solo es cuestión de saber mirar, las cosas se cuentan solas. ¿No se han dado cuenta que mientras la exclusión social se convierte en un hecho, los poderosos y entorno no han hecho más que aumentar sus beneficios económicos y privilegios? Esto no es por casualidad. Quienes creemos que es posible salir de esta crisis indagando y estudiando otras políticas distintas a las que nos han traído hasta esta situación. Quienes hemos decidido que no podemos ni queremos quedarnos de brazos cruzados mientras nos arrebatan derechos y nos condenan a sufrir en primera persona las consecuencias de lo que los “que mandan” han generado con sus políticos, nos convertimos en objetivo de la represión. Nuestras luchas pacíficas han sido respondidas con represión. El Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores, el SAT, el SOC (Sindicato de Obreros del Campo), ha peleado desde siempre y, desde siempre también, ha sufrido la opresión y el castigo, aunque en estos últimos tiempos donde se ha demostrado que no se trata de una crisis lo que estamos viviendo, sino de una gran estafa, robo y saqueo de los recursos públicos, que son del pueblo, y una gran excusa para arrebatarnos nuestros derechos peleados previamente, esta persecución obsesiva se ha convertido en una cuestión de Estado contra quienes denunciamos y nos revelamos.


Dice el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que la nobleza es la generosidad, la honradez y la total ausencia de maldad en una persona, en su comportamiento, su actitud o sus acciones. Esto en caso de las personas, pero si se refiere a objetos, dice que es una característica de las cosas que tienen gran calidad, categoría o valor. Si a mí me preguntaran por una descripción de nuestro invitado de hoy, no dudaría en decir que, en esencia, se trata de una persona noble donde las haya, tanto en la acepción que hace referencia a los seres humanos como a la que hace referencia a las cosas. Nuestro invitado es Óscar Reina y Gómez, porque tiene mamá. Es el Portavoz Nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores y es compañero mío.

Todo ello acompañado de excelente música de la que os dejo los enlaces directos a los vídeos para que podáis escucharlas al completo.

 "LA MAZA"
(Silvio Rodríguez)

"TODO CAMBIA"
(Mercedes Sosa)

Para escuchar el programa de radio solo tendréis que pinchar en el siguiente enlace o en la columna de la derecha, en el ivoox de Clandestino.

CLANDESTINO, MI PROGRAMA DE RADIO DEL DÍA 24/05/2016: CONVERSACIÓN EN DIRECTO CON RESPONSABLE DE COMUNICACIÓN DE RED ACOGE

Judith Bahamón, trabajadora del hogar, escribió una carta digna de ser leída. Dice así: “Chacha, guisa, manteca, sirvienta, cachita, la del servicio, la empleada, la doméstica, la asistencia y tal vez haya más términos que en lo personal me parecen despectivos pero que se usan con normalidad en el lenguaje castellano para referirse a la noble labor de trabajadora del hogar. Pero quien sabe lo que vale, se da su lugar y no cualquiera vale para este oficio, se necesita tolerancia, paciencia y a la vez carácter; humanidad y a la vez firmeza y sobre todo, se requiere de bastante sentido común y amor propio. Ser trabajadora del hogar es una profesión donde no “sobrevive la más fuerte, sino la que mejor se adapta”. Porque cada casa, cada hogar al que se llega a trabajar, es un nuevo mundo, mejor o peor, pero ninguno se parece a otro. La trabajadora del hogar, además de mantener impecable y en orden la vivienda y sus enseres, es quien cuida de todo el hogar que allí habita, es una persona digna de confianza.

¡NO SOMOS UNA MÁS DE LA FAMILIA, NO LO SOMOS! Somos TRABAJADORAS CON DERECHOS y obligaciones y nuestros jefes no son nuestros familiares, son nuestros EMPLEADORES, con obligaciones. Tenemos derecho a la dignidad, a la intimidad, a la integridad física, a un salario digno y puntual. Es fundamental que las TRABAJADORAS DEL HOGAR intentemos rescatar del menosprecio en el que la mayoría de la sociedad, las instituciones del Estado y hasta nosotras mismas, tienen y tenemos sometida a nuestra profesión. Y esto se consigue con pequeños pasos, pero a la vez firmes y constantes. Y el primero de ellos y prioritario, es tener autoestima como persona y como profesional. Las trabajadoras del hogar debemos empezar por conocer nuestros derechos que, aunque son mínimos, los tenemos. Y es bueno saber que no se nos han dado porque sí, se nos han reconocido gracias al trabajo y la lucha de cientos de mujeres trabajadoras del hogar, que han luchado unidas en asociaciones, en sindicatos, en ONGs y hasta en partidos políticos. Y por simple respeto a estas mujeres luchadoras, debemos seguir adelante con el arduo trabajo por la defensa y el reconocimiento de nuestros derechos, como colectivo laboral. No importa el lugar de nacimiento, ni el lugar de procedencia; no importa el color de piel, ni nuestro credo, todas las TRABAJADORAS DEL HOGAR somos una gran fuerza de trabajo. No debemos olvidarlo nunca.”.


Empoderar a las personas empleadas del hogar para que sean artífices de la dignificación del sector y de la mejora de sus condiciones laborales, afortunadamente se ha convertido en el centro de atención de ciertas organizaciones sociales, algunas sindicales (no todas y  no suficientes), y de las mismas trabajadoras domésticas. Nuestra invitada de hoy, Emma Garrido, es la Responsable de Comunicación de la Red ACOGE, una organización que nace en el año 1991 con el objetivo de promover los derechos de las personas inmigrantes en España y acaba de lanzar, coincidiendo con el Día Internacional del Trabajador y la Trabajadora, una campaña a favor de las Empleadas de Hogar, en su mayoría mujeres e inmigrantes que lleva por nombre #EmpleaDerechos. Esta organización a la que me refiero es la Red ACOGE.

Todo ello acompañado de excelente música, de la que os dejo aquí los enlaces directos a los vídeos para que podáis escucharla al completo.

"FOR THOSE BELOW"
(Mumford and Sons)


"THE TIMES THEY ARE CHANGING"

Para escuchar el programa de radio, solo tendréis que pinchar en el siguiente enlace o en la columna de la derecha, en el ivoox de Clandestino